Este blog tiene el fin de ser un espacio de promoción de la literatura infantil y juvenil, y como principal protagonista el Libro Álbum.

“Leer vale la pena... Convertirse en lector vale la pena... Lectura a lectura, el lector – todo lector, cualquiera sea su edad, su condición, su circunstancia…– se va volviendo más astuto en la búsqueda de indicios, más libre en pensamiento, más ágil en puntos de vista, más ancho en horizontes, dueño de un universo de significaciones más rico, más resistente y de tramas más sutiles. Lectura a lectura, el lector va construyendo su lugar en el mundo."

La gran ocasión, Graciela Montes


jueves, 30 de enero de 2014

Frankenstein o el moderno Prometeo

Frankenstein
Adaptación de Iris Rivera
Estrada


Ésta maravillosa novela gótica escrita por la inglesa Mary W. Shelley fue publicada por primera vez en 1818. La excelente adaptación que realiza Iris Rivera conserva la esencia de la obra original y también respeta la escritura por capítulos.
Esta versión para niños probablemente desmitificará muchos de los conocimientos que poseen sobre los personajes y de la historia en sí misma debido al cine, la televisión, dibujos animados y adaptaciones en formato de cuentos infantiles.
Por lo general en los dibujos animados se muestra a un terrorífico monstruo demacrado con tornillos en la cabeza que espanta a la gente. Pero, quizás, lo que más condiciona a los niños en la recepción de Frankenstein en la actualidad sea el efecto que sus imágenes ocasionaron en un saber confuso de la cultura por el uso de sus personajes, su científico y su monstruo descontextualizados de su historia original. Las versiones cinematográficas, comúnmente, narran como el científico loco Victor Frankenstein inventa, transgrediendo las leyes naturales, un ser involuntariamente maligno y fuera de control. 
Se narra metafóricamente el exceso y las ambiciones humanas, premonitoria advertencia sobre los efectos secundarios de la manipulación genética. Versiones que quizás luego lleven a sostener impresiones que se derivan de preconceptos, de los filmes o del puro saber general. Es un fenómeno propio de toda trasmisión cultural, y más propio aún de los casos que intervienen en ella el séptimo arte . 
¿Cuántos niños saben de Frankenstein sin haber leído la novela? ¿Cuántos la leen por el saber previo que poseían sobre Frankenstein?
Quien no haya leído el texto ya cuenta de antemano con una serie de creencias y expectativas difíciles de abandonar. Probablemente, tiene un punto de vista establecido. Y a lo mejor al encontrarse en la lectura con algo distinto de lo que espera, se sienta defraudado, por el original. Pero Iris Rivera en esta adaptación con un lenguaje sencillo y cuidado acerca a los nóveles lectores a la literatura fantástica universal atrapándolos desde el comienzo sin dejar de respetar la obra original, incluye el prefacio que la autora escribe y hace referencia al mito de Prometeo; de esta manera le permite al lector conocer en que se basa el título de la obra. 
Noelia Marín

La muerte como efecto secundario de Ana María Shua

"LA MUERTE COMO EFECTO SECUNDARIO"
Emecé

Publicación: Junio 2008




Novela de lectura ágil pero que requiere  atención y una postura despojada de encasillamientos en lo que a géneros literarios se refiere.

El protagonista es un hombre de mediana edad, envuelto en una atmósfera de desconcierto cargada por el odio que siente por su padre enfermo con un diagnóstico terminal y su amante casada que lo ha abandonado, en una Buenos Aires futura caracterizada por la violencia, el caos económico y la marginalidad. 

La prosa aguda de la autora propone un narrador versátil, que cuenta la historia al lector pero a la vez insinúa que escribe cartas a su amante que lo ha dejado. Hábilmente narrada, ésta novela, va develando detalles que permiten atar cabos y ubicar al lector en la situación tanto emocional como personal del protagonista según se avanza en la lectura. La intención inicial de este hijo, maltratado psicológicamente por un padre déspota y avaro, es matarlo. Envuelto en sus propios fantasmas y en su soledad el protagonista lleva de la mano al lector por una historia que no le permite valerse de la previsión ni de la anticipación de los hechos. 

La muerte como efecto secundario plasma las miserias humanas en un futuro no muy lejano donde no se puede asegurar si la vida es mejor opción que la muerte.

Sobre la autora:


Ana María Shua es una escritora argentina.
Su descubrimiento de la literatura y de su pasión por leer lo recuerda así: "A los seis años alguien me puso en las manos un libro con un caballo en la tapa. Esa misma noche yo fui ese caballo. Al día siguiente ninguna otra cosa me interesaba. Quería mi pienso, preferiblemente con avena y un establo con heno limpio y seco. Nunca antes había escuchado las palabras pienso, avena, heno, pero sabía que como caballo necesitaba entenderlas. Durante una semana pude haber sido Black Beauty pero fui Azabache, en una traducción inteligente y libre. Fui caballo de tiro y caballo de alquiler, recibí latigazos, estuve a punto de morir, fui rescatado... y llegué a la última página. Entonces, con terrible dolor, volví a mi cuerpo y levanté la cabeza: el resto del mundo todavía estaba allí. 'Deja eso que te va a hacer mal', decía mi madre. 'No se lee en la mesa', decía mi padre. Entonces descubrí que podía volver a empezar. Y otra vez fui Azabache y otra vez y otra vez. Después descubrí que podía ser un pirata y muchos, y la ciudad de Maracaibo y ser hombre, manatí, horror o piedra. Lo que acababa de empezar en mi vida no era un hábito: era una adicción, una pasión, una locura." ("Confieso que he leído" publicado en Benjamín —Boletín de ALIJA—, N° 21, diciembre de 1999))


Obras:



Novelas

  • 1980 - Soy paciente, Losada, Buenos Aires (reeditada en 1996 por Altaya, Buenos Aires, y Sudamericana, Buenos Aires)
  • 1984 - Los amores de Laurita, Sudamericana, Buenos Aires (reeditada por Emecé Editores, Buenos Aires, 2006)
  • 1994 - El libro de los recuerdos, Sudamericana, Buenos Aires
  • 1997 - La muerte como efecto secundario, Sudamericana. Buenos Aires
  • 2007 - El peso de la tentación, Emecé Editores, Buenos Aires
Colecciones de cuentos
  • 1981 - Los días de pesca, Ediciones Corregidor, Buenos Aires
  • 1988 - Viajando se conoce gente, Sudamericana, Buenos Aires
  • 2002 - Como una buena madre, Sudamericana, Buenos Aires
  • 2009 - Que tengas una vida interesante, (cuentos completos), Emecé, Buenos Aires
Antologías
  • 1995 - Sabiduría popular judía Antología, Buenos Aires, Ed. Ameghino
  • 1997 - El pueblo de los tontos Humor tradicional judío, Buenos Aires, Ed. Alfaguara
  • 1998 - Como agua del manantial Antología de coplas populares, Buenos Aires, Ed. Ameghino
  • 1998 - Cabras, mujeres y mulas Antología de la misoginia en la literatura popular, Buenos Aires, Ed.Sudamericana
  • 1999 - Antología del amor apasionado En colaboración con Alicia Steimberg, Buenos Aires, Ed. Alfaguara
  • 2002 - Para decir te quiero Poesía de amor, Colihue
  • 2002 - El libro de los pecados, los vicios y las virtudes Antología de cuento popular, Alfaguara, Buenos Aires
  • 2003 - Libros prohibidos Memorias y antología. Editorial Sudamericana, Buenos Aires
  • 2003 - El libro del ingenio y la sabiduría Antología de cuento popular, Alfaguara, Buenos Aires
  • 2005 - El libro de las mujeres Ed. Alfaguara
  • 2012 - Todo sobre las mujeres Emecé Editores, Buenos Aires
Microrrelatos
  • 1984 - La sueñera, Minotauro, Buenos Aires (reeditado por Emecé en 2006)
  • 1992 - Casa de geishas, Sudamericana, Buenos Aires
  • 2000 - Botánica del caos, Sudamericana, Buenos Aires
  • 2004 - Temporada de fantasmas, Páginas de Espuma, Madrid
  • 2009 - Cazadores de letras, (reúne los cuatro anteriores), Páginas de Espuma, Madrid
  • 2011 - Fenómenos de circo, Páginas de Espuma, Madrid y Emecé, Buenos Aires
Poesía
  • 1967 - El sol y yo, edición de la autora, Buenos Aires
Ensayo
  • 2003 Libros prohibidos, Sudamericana, Buenos Aires
Sandra Rosales

"El increíble niño comelibros" de Oliver Jeffers

"El increíble niño comelibros"
Oliver Jeffers
Fondo de Cultura Económica(FCE)





En primer lugar les cuento que me encanta Oliver Jeffers, porque sus libros se parecen a una montaña rusa: uno avanza imaginando lo que vendrá, pero lo que efectivamente viene siempre resulta inesperado y termina un tanto mareado de reír, de sorprenderse y con un sabor dulce tras sus lecturas. Las historias que cuenta son divertidas con  un tinte de ternura en el mundo infantil. 

El increíble niño comelibros fue nombrado Libro irlandés del año 2007 y Enrique, su protagonista, apareció en la publicidad para celebrar el Día Mundial del Libro 2007 en el Reino Unido.


Éste libro álbum cuenta la historia de Enrique, un niño al que le encantan los libros, pero no como a cualquier niño pueden gustarle. Un día, distraídamente, probó un libro. Notó que le gustaba, y aunque tenía sus dudas decidió comerse primero una palabra, luego una oración y, después, una página, luego de un par de días ya se había comido un libro entero. 


Empezó a comerlos compulsivamente e inexplicablemente asimiló toda la información que los libros contienen. Entonces, él piensó que se estaba volviendo súper listo. Pero de pronto todo empezó a complicarse.





Ésta imagen  anuncia al lector  que Enrique no es un niño cualquiera y el texto se encarga de confirmarlo cuando dice: 

  A Enrique le encantaban los libros. Pero no como a ti y a mí. No. Para nada...a él le gustaba comérselos.

El niño tiene en su plato un  libro y un trozo del mismo en su tenedor.


El texto y las ilustraciones están situadas sobre un fondo de diferentes materiales, tipos de papel, portadas y hojas de libros, mapas, hojas milimetradas. En cuanto a la tipografía empleada, algunas son manuscritas y otras impresas de diccionarios, por ejemplo. Unas con significado textual y otras con valor gráfico. 
Algunos de éstos escritos en el fondo de las ilustraciones pueden dar lugar a que la imaginación invente, recree nuevas historias.
Otra de las características de los álbum, presente en este libro, es la intertextualidad. Se la puede apreciar en la ilustración que muestra el plato del niño con papas fritas y el libro de Moby Dick. Según Nikolajeva y Scott (2006), "la intertextualidad presupone la participación activa del lector en el proceso de decodificar".

El hecho de que éste libro que trata sobre libros y esté realizado con papeles y libros nos invita a reflexionar acerca de la condición de los mismos como objeto cultural.

"Hoy en día los niños tienen acceso a numerosas formas textuales. Éstas incluyen el texto escrito y la imagen, pero también el sonido, la voz, la entonación, la postura, el gesto y el movimiento. Éstos textos han cambiado las expectativas de los pequeños ante la lectura, al igual que la manera como piensan y construyen significados, [...] se trata de una orquestación distinta de los elementos que constituyen cualquier acto de lectura" (Bearne, 2003)



Ahora te invito a leer éste libro, pero ¡ojo!
¡No te tientes  a darle un mordiscón y lo comas como lo hizo Enrique!


Referencias:

  • Bearne, Eve (2003) El jugar con las posibilidades : los textos multidimensionales para niños", En classroom interactions in literacy. Buckingham: open university press. 
  • Nikolajeva y Scott (2006): How Picturebooks Work. Nueva York: Routledge.

Alejandra Cippitelli