Este blog tiene el fin de ser un espacio de promoción de la literatura infantil y juvenil, y como principal protagonista el Libro Álbum.

“Leer vale la pena... Convertirse en lector vale la pena... Lectura a lectura, el lector – todo lector, cualquiera sea su edad, su condición, su circunstancia…– se va volviendo más astuto en la búsqueda de indicios, más libre en pensamiento, más ágil en puntos de vista, más ancho en horizontes, dueño de un universo de significaciones más rico, más resistente y de tramas más sutiles. Lectura a lectura, el lector va construyendo su lugar en el mundo."

La gran ocasión, Graciela Montes


jueves, 30 de enero de 2014

Frankenstein o el moderno Prometeo

Frankenstein
Adaptación de Iris Rivera
Estrada


Ésta maravillosa novela gótica escrita por la inglesa Mary W. Shelley fue publicada por primera vez en 1818. La excelente adaptación que realiza Iris Rivera conserva la esencia de la obra original y también respeta la escritura por capítulos.
Esta versión para niños probablemente desmitificará muchos de los conocimientos que poseen sobre los personajes y de la historia en sí misma debido al cine, la televisión, dibujos animados y adaptaciones en formato de cuentos infantiles.
Por lo general en los dibujos animados se muestra a un terrorífico monstruo demacrado con tornillos en la cabeza que espanta a la gente. Pero, quizás, lo que más condiciona a los niños en la recepción de Frankenstein en la actualidad sea el efecto que sus imágenes ocasionaron en un saber confuso de la cultura por el uso de sus personajes, su científico y su monstruo descontextualizados de su historia original. Las versiones cinematográficas, comúnmente, narran como el científico loco Victor Frankenstein inventa, transgrediendo las leyes naturales, un ser involuntariamente maligno y fuera de control. 
Se narra metafóricamente el exceso y las ambiciones humanas, premonitoria advertencia sobre los efectos secundarios de la manipulación genética. Versiones que quizás luego lleven a sostener impresiones que se derivan de preconceptos, de los filmes o del puro saber general. Es un fenómeno propio de toda trasmisión cultural, y más propio aún de los casos que intervienen en ella el séptimo arte . 
¿Cuántos niños saben de Frankenstein sin haber leído la novela? ¿Cuántos la leen por el saber previo que poseían sobre Frankenstein?
Quien no haya leído el texto ya cuenta de antemano con una serie de creencias y expectativas difíciles de abandonar. Probablemente, tiene un punto de vista establecido. Y a lo mejor al encontrarse en la lectura con algo distinto de lo que espera, se sienta defraudado, por el original. Pero Iris Rivera en esta adaptación con un lenguaje sencillo y cuidado acerca a los nóveles lectores a la literatura fantástica universal atrapándolos desde el comienzo sin dejar de respetar la obra original, incluye el prefacio que la autora escribe y hace referencia al mito de Prometeo; de esta manera le permite al lector conocer en que se basa el título de la obra. 
Noelia Marín